¿Qué es la violencia sexual?

Es cualquier acto que degrada o daña el cuerpo y/o la sexualidad de la Víctima y que por tanto atenta contra su libertad, dignidad e integridad física. Es una expresión de abuso de poder que implica la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto. 8 de cada 10 víctimas de delitos sexuales son mujeres. El 30% de las víctimas son agredidas por familiares. Sólo durante el primer semestre del 2017, se denunciaron en el país 16,631 delitos sexuales, de los cuales 6,444 fueron casos de violación.

Las manifestaciones de la violencia sexual contra las mujeres van desde el acoso callejero mediante “piropos” o el exhibicionismo, hasta el abuso sexual, la violación o la trata de personas con fines sexuales.


- Unidad de Igualdad de Género, PGR

Dejemos de culpar a las víctimas

No importa su forma de vestir, su edad, su raza, su condición o cualquier otro pretexto, ninguna víctima es culpable de un ataque sexual o del intento de uno. Saber esto es esencial para combatir la cultura de la violación y evitar la normalización de la violencia contra las mujeres.

1

Recuerda que tu cuerpo ES TUYO, y tú decides sobre él, nadie tiene derecho a decidir por ti. Tú puedes decir NO cuando quieras, a pesar de escuchar chantajes o presiones.

2

Si sientes que alguien te provoca desconfianza, malestar, o intenta tocarte sin tu consentimiento, no tienes por qué ser amable con esa persona, aléjate y háblalo con alguien de confianza.

3

No hay por qué sentir vergüenza o callar ante la violencia sexual, no es culpa tuya. Recuerda que hay instituciones que pueden ayudarte y brindarte la asesoría necesaria en estos casos.

Qué es el consentimiento sexual

La mayoría de los asaltos sexuales contra mujeres son cometidos por una persona conocida. Por eso es tan importante hablar sobre el consentimiento en las relaciones sexuales y lo que significa. ¿Qué es el consentimiento? Es el acuerdo verbal y claro que realiza una persona de forma libre y consciente de participar en una acción sexual.

1

No ejerzas ningún tipo de presión o amenaza para obtener el consentimiento de otra persona en un acto sexual.

2

Si la persona está bajo el influjo de alguna droga como el alcohol u otros, está dormida, o tiene pérdida del conocimiento, significa que NO es capaz de dar su consentimiento, NO la toques.

3

Durante el acto sexual, si la persona te dice "no", te empuja, se muestra indecisa o molesta, debes parar inmediatamente.

Ante un caso de abuso sexual y/o violación

¿Quieres participar en esta campaña?

Ayúdanos compartiendo esta información en tus redes sociales y sensibilizando a tu círculo cercano sobre el tema